Conoce con nosotros qué es una reforma inmobiliaria y cuando usarla. Cuando hablamos de reformas, nos referimos a todas aquellas obras que implican cambiar, sustituir acabados o tabiques, materiales, modificación instalaciones en buen estado y otros componentes de una oficina u hogar.

Estos cambios están relacionados con motivos estéticos y en algunos casos de funcionamiento. Este tipo de obra busca siempre  mejorar el estilo del espacio según los deseos del propietario para brindar satisfacción y bienestar.

¿Quién no necesita una reforma inmobiliaria de vez en cuando? Ya sea parcial o integral, todos disfrutamos del cambio. En este artículo te contamos los principales motivos de la reforma y cómo proceder para mejorar la apariencia de tus espacios.

¿Cuándo debes realizar una reforma inmobiliaria?

Estos tiempos que estamos atravesando han sido preocupantes y quizás un poco tristes. Es normal porque todo cambió de un día para otro. Pero sacar algo positivo de este caos no es imposible. Puede utilizar el cambio mundial para producir un cambio interior.

Son muchos los beneficios de reformar tú hogar ya que la quedara como nueva. Se incrementa el valor de la casa y se mejora la calidad de vida de toda la familia. Una reforma inmobiliaria aumenta el valor de la vivienda en alrededor de un 20%.

Las razones más comunes para ejecutar una reforma inmobiliaria son:

  1. Cuando la casa llega a cierta edad, es necesario reformarla para mejorar su calidad de vida y confort.
  2. Para proporcionar funciones adicionales al hogar u oficina.
  3. Agregar una nueva piscina para disfrutar en familia, un jardín bien diseñado, un gimnasio, un anexo con biblioteca.
  4. Las necesidades de las familias han cambiado, por lo que es necesario ampliar el espacio o cambiar la distribución de la casa para el bienestar de todos.
  5. Mejorar el estilo de la casa para que sea más adecuada en reuniones familiares, con amigos, clientes o socios comerciales.
  6. Hacer que la casa sean más eficiente energéticamente y de esta manera reducir los costos del suministro de electricidad y gas natural.
  7. Otra de las razones más comunes es para vender la casa. Sabías que las reformas ayudan a que sea más fácil vender la casa y a obtener un precio más conveniente en un tiempo más cortó.

Si solo se están renovando algunas partes de la casa, estamos hablando de una reforma parcial, como la ampliación del comedor, la cocina, el baño o el cambio de suelo. Si se reconstruye toda la casa, estamos hablando de una reforma integral.

Algunas ideas básicas

Ya sea por el paso del tiempo, un momento concreto que estás viviendo, o simplemente por entretenimiento, la reforma inmobiliaria es ideal. Mejora tu estilo de vida y haz que quieras disfrutar y recargar tu vida en casa.

Aquí hay algunas ideas que pueden ayudarte a determinar las reformas que desea realizar:

  • Crea un nuevo espacio para ti: si te sientes invadido y no hay un lugar para pasar tiempo solo, entonces un espacio que te pertenece te brindará comodidad.
  • Ampliar su cocina o comedor a través de espacios adyacentes harás de tu hogar un lugar más abierto y cálido.
  • Cambiar de color: el ambiente cerrado y oscuro afectará nuestro estado de ánimo. Por lo tanto, continúa agregando colores cálidos y vivos a las paredes y muebles.
  • Espacio verde: si tienes un parque, es hora de reconstruirlo con árboles y flores de varios colores. Si solo tienes una terraza pequeña, ten la seguridad de que puede construir un jardín vertical con bandejas para mejorar la vista.

Otros temas relacionados con la reforma inmobiliaria

Antes de ponerse en contacto con la empresa de renovación, el enfoque ideal es averiguar qué quiere hacer. Puedes optar por consultar revistas de decoración o ver programas de televisión para obtener ideas según tus preferencias. Si planeas hacer una renovación y luego vender tu casa, lo mejor es enfocarte en remodelar la cocina y el baño, ya que son las casas que mejor pueden revalorizar la vivienda y simplificar tu venta.

Para renovar la casa, necesita un permiso municipal. Cada ayuntamiento tiene su propia normativa al respecto. Generalmente, existen tres tipos de permisos: permisos simples, permisos de trabajo secundario y permisos de trabajo primario.

Con una licencia simple, generalmente puede comenzar a trabajar de inmediato. Para las licencias restantes, debe esperar varias semanas antes de que el personal técnico del ayuntamiento pueda revisar el proyecto y autorizarlo.

En la Oficina de Atención al Ciudadano del Ayuntamiento de su ciudad, puede encontrar los trámites que deben completarse antes de comenzar a trabajar. Los permisos de reforma casi siempre cuestan parte del presupuesto total (aproximadamente del 3% al 4%).

Puedes apuntarte en nuestro curso tasación inmobiliaria y agrícola